Logo Cuidame Babysitter 2020

Las niñas y los niños acosan de manera diferente y es clave saber cómo

Publicado el: 29 abril, 2022

Para prevenir el acoso es esencial que tengas claro que existen diferencias de acuerdo al género del acosador. Conoce cuáles son y cómo influyen en el daño

Por desgracia, todos los días,  algunos niños y niñas experimentan el acoso escolar. Sin embargo, cada experiencia es única dependiendo no solo del tipo de intimidación que sufren, sino también del género del acosador, ya que hombres y mujeres suelen utilizar tácticas diferentes.

Por ejemplo, la investigaciones señalan que las mujeres usan más la agresión relacional, mientras que los hombres ejercen más violencia física.
Esto no quiere decir que las mujeres no sean físicamente agresivas o que los niños no excluyan a los demás, pero el acoso, en general, tiende a estar influenciado por el género.

Por qué es importante comprender las diferencias de género

 Los investigadores han revelado que un factor importante de los programas efectivos de intervención y prevención del acoso consiste en comprender el papel que el género y los estereotipos de género juegan en esto.
Estos últimos juegan un papel importante en los casos de bullying: Los varones son “educados” para ser fuertes e independientes, mientras que las niñas,  son formadas para ser comprensivas y sensibles.

Debido a este factor, los hombres y las mujeres experimentan el acoso de manera distinta, independiente de si son las víctimas o los victimarios. Los niños y niñas que no actúan de acuerdo con lo que se espera de su rol de género tienden a ser mal vistos y, a menudo, son el blanco de los acosadores y los matones.

Los dos tipos más comunes de intimidación que están influenciadas por el género son el acoso físico y la agresión relacional. Esta última está relacionada con los abusos psicológicos, como por ejemplo: hacerle la “ley del hielo” a alguien. También se le conoce como agresión encubierta. El acoso sexual que a menudo se considera un problema legal en lugar de una forma de intimidación, es el resultado de las percepciones sobre el género:
El acoso sexual es usado como una herramienta para continuar con la subordinación de las mujeres. “Se trata de un medio por el cual los hombres afirman su poder sobre las mujeres a través de amenazas o actos de violencia, perpetuación de los estereotipos de género, y control económico”

Al entender cómo el género influye en el acoso escolar, los profesores, orientadores, padres y madres pueden elaborar estrategias de prevención y de intervención adecuadas. También es fundamental combatir los estereotipos de género desde que los niños son muy pequeños y ofrecer un espacio seguro para que los niños y niñas sean quienes quieren ser.

Acoso masculino

Cuando se trata de intimidar, los hombres tienden a elegir métodos físicamente más agresivos que las mujeres y atacarán a otras personas que consideren más débiles. Algunos acosadores masculinos incluso reúnen un grupo de seguidores que buscan aceptación. Estos harán o dirán cualquier cosa solo para mantener su posición dentro del grupo. Del mismo modo, ellos suelen disfrutar del estatus que les otorga una pelea.

Se permiten comportamientos amenazantes y, por lo general, son más directos cuando intimidan a otros. La investigación también muestra que los hombres intimidarán tanto a las niñas como a los niños. También tienden a ser más abiertos sobre su comportamiento, lo que hace que sea mucho más fácil de detectar para los padres y profesores.
Esto no descarta que los niños también se involucren en un tipo de acoso más sutil, como la agresión relacional, que es más común en las niñas.

La mayoría de las personas no asocian la manipulación, los rumores y el ostracismo con los varones, pero sucede con bastante más frecuencia de los que se cree. De hecho, el estatus social de un niño en el colegio no es fruto de la casualidad.
La sociedad espera, de manera injusta, claro, que los hombres sean independientes, machos, atléticos, poderosos y dominantes. Ser algo diferente a lo que la sociedad espera de un hombre, podría convertir a un niño en blanco de acoso por parte de niños que esperan estas características.

Acoso femenino

Las niñas tienden a intimidar a otras personas de manera indirecta o mediante la agresión relacional. Esto incluye agresiones verbales, ostracismo y difusión de chismes. Además, las chicas que ejercen este tipo de agresiones disfrazan su acoso, lo que hace que sea más difícil de detectar.

Al igual que los varones, las niñas también forman grupos alrededor de una líder, pero están en constante competencia entre sí. Como resultado quienes integran este grupo nunca confían de verdad entre ellas.
La mayoría de las mujeres acosadoras no actúan solas. Suelen tener cómplices o seguidoras que apoyan su conducta. Además, se reúnen en torno a la acosadora principal para tener una mayor posición social en el grupo. Acosarán, incluso sabiendo que esa conducta está mal.

Debido a que las investigaciones muestran que los hombres y las mujeres acosan de manera diferente, es importante poder identificar esas diferencias. De lo contrario, la agresión podría pasar inadvertida. Cuando esto pasa, las consecuencias se vuelven aún más graves. Cuanto más dure el acoso, más severa será la respuesta y más tiempo llevará superarlo.

Como papá o mamá debes estar atento a las señales. Tu hijo o hija podría estar siendo víctima o victimario. Conversa con él con frecuencia, observa su conducta, comunícate con sus profesores.  En el caso de los varones, por favor, edúcalo sobre la bases de la igualdad de género y de roles. De esta forma estarás ayudando a la prevención de estas conductas.
¿Qué estás haciendo tú para contribuir con tu parte? Te leemos en los comentarios.

Escribe tus comentarios:

Encuentra una Niñera de Confianza

Artículos que te podrían interesar