Logo Cuidame Babysitter 2020

Consejos para que tu hijo/a despierte de buen humor

Publicado el: 10 junio, 2021

El refrán dice que hay que levantarse con el pie derecho, pero aparte de eso, también es  sano, en especial para los niños, despertarse bien y feliz

Algunos niños tienen dificultades para comenzar el día. Para ayudar a tu pequeño/a a comenzar bien, debes considerar tu rutina desde el día anterior. Es importante que ajustes la cantidad de horas que duerme tu hijo, porque también es bueno asegurarte de que duerma lo suficiente para su edad.

De la misma manera, debes aprender a reconocer las dificultades que tu pequeño puede estar experimentando a la hora de acostarse. Resolver estos problemas es beneficioso para toda la familia .

Hazlo descansar lo necesario de acuerdo a su edad

Esfuérzate por acostar a tu hijo a la misma hora todas las noches. Por supuesto, es normal que los fines de semana los niños se vayan a la cama más tarde de lo habitual. Sin embargo, no debes permitir que sea demasiado tarde. Mantener una rutina constante ayudará a tu pequeño a descansar lo que necesita. Y esto, a su vez, hará que se despierte más feliz y descansado.

Ten en cuenta que la cantidad de sueño que necesita un niño puede variar de un niño a otro.
Los expertos recomiendan que en los primeros dos años de vida, duerman de 11 a 14 horas diarias. Entre los 3 y los 5 años, de 10 a 13 horas y los niños en edad escolar (de 6 a 12 años) duerman entre 9 y 12 horas al día.
Al mismo tiempo, señalan que los adolescentes deben dormir entre 8 y 10 horas al día.
No dormir lo suficiente puede provocar irritabilidad, dificultad para concentrarse y dolor de cabeza . Es más, incluso puede provocar hipertensión, obesidad y depresión.

Despiértalo con tiempo y con ternura

Seguro que sabes cómo despertar a tu pequeño de una manera tierna y dulce. Háblale de manera gentil y dale una sonrisa cuando abra los ojos.
No lo apresures, dale tiempo para levantarse de la cama. Unos 10 minutos más o menos.
Mientras tanto, puedes dejarlo solo con un poco de música mientras preparas el desayuno, o quedarte con él y ayudarlo a salir de la cama.

Empieza a prepararte la noche anterior

El día anterior debes elegir la ropa que usarás tú y tu hijo. Hacer esto te ahorrará tiempo y malos ratos por la mañana. También puedes prepararle la mochila e incluso parte del desayuno si es posible. Todo esto te permitirá mantener un ritmo más relajado sin perder la paciencia.

Ten bocadillos saludables a mano

Trata de tener snacks saludables a mano en tu despensa y refrigerador.
Por ejemplo, puede almacenar fruta picada o en rodajas, pan para tostar, queso, jugo de fruta natural y agua fría. Tener estas cosas listas para llevar puede ser útil para un desayuno rápido en caso de que se salgan un poco más tarde.

Evita el “estrés” mañanero

Si tu hijo/a tiene dificultades para levantarse de la cama, no lo apresures ni lo estreses con frases como: «Es tarde, date prisa …»
Más bien, intenta despertarlo/a de una manera tranquila y ayúdalo a llevar a cabo su rutina de manera pacífica y sin nervios extra.

Ten en cuenta que a los grandes nos cuesta salir de la cama, en especial en invierno, así es que con mayor razón es difícil para los niños y niñas. Pero la clave de todo está en la buena organización.
¿Qué haces tú para que tus hijos despierten felices y tranquilos? Cuéntanos el secreto en los comentarios.

Escribe tus comentarios:

Encuentra una Niñera de Confianza

Artículos que te podrían interesar