Logo Cuidame Babysitter 2020

Padres y madres primerizos (y todos): ¡duerman bien por favor!

Publicado el: 9 julio, 2021

Tú eres tu primera prioridad y no debes sentirte mal por eso. Es cierto que debes preocuparte para tu pequeño duerma bien, pero también hazlo tú.

La cantidad de sueño necesaria para tener buena salud cambia de una persona a otra. Se ha descubierto que los adultos necesitan entre  7 y 9 horas de sueño  (aunque algunos dicen que pueden sobrevivir con 4 horas y otros necesitan más de 10)
Pero, los padres y madres primerizos pueden perder hasta 600 horas de sueño durante el primer año de su bebé. Porque la vida de ellos es agitada y, a menudo, dormir lo suficiente se coloca al final de la lista de prioridades. 
Tener un hijo cambia la vida y puede ser algo maravilloso, pero también puede afectar nuestra salud y bienestar e incluso interferir con el sueño. Los papás y mamás podemos sufrir una variedad de problemas para dormir y es posible que no tengamos tiempo para pasar una buena noche.

CONSEJOS PARA DORMIR MEJOR

Aquí te dejamos algunos importantes trucos para que puedas dormir mejor y así descanses lo necesario. Sin excusas.

Mantén a tu bebé cerca

Es recomendable que durante sus 6 primeros meses tu hijo duerma en su cuna en la misma habitación que tú. Esto puede ayudar a que te tranquilices y duermas mejor. 
Pasado ese tiempo la evidencia general apunta hacia la transición a una habitación separada para ayudar a tu bebé a dormir mejor, lo que también puede ayudarte a ti con el mismo fin. 

Planifica una rutina

Los bebés no nacen con una rutina de sueño y un sentido del día y la noche.
Desarrollan y aprenden esto de a poco. Tener una rutina constante a la hora de acostarse puede ayudar a tu pequeño/a a acostumbrarse al ritmo de sueño, lo que significa que se acomodará más fácil y puede darte más tiempo para dormir. 

Si compartes el cuidado de tu hijo con tu pareja, pueden planificar acciones como quién se levanta por la noche, para crear menos interrupciones en el sueño de quien no se levanta. Asegúrate de que haya un poco de leche extraída lista si es el turno de mamá de quedarse en la cama.

Intenta tranquilizarte

La llegada de un nuevo bebé puede ponerte un poco loca, pero deberías tener un tiempo para ti. Prueba algunas actividades como  hacer ejercicio, meditación o técnicas de respiración y atención plena. Antes de acostarte relájate con un buen libro o llama a un amigo. Jamás te sientas culpable por tomarte un tiempo para ti misma.

Dile no a la luces azules

La luz juega un papel importante cuando se trata de dormir, en especial la luz azul que proviene de dispositivos como televisores y teléfonos. Esta luz tiene efectos negativos sobre el sueño y retrasa el inicio del sueño REM, lo que significa que puedes estar durmiendo, pero sin lograr el sueño de calidad que necesitas.
 Cuando te levantes por la noche, una luz nocturna suave puede ser útil para reducir el riesgo de que se altere el sueño de tu bebé y también puede facilitar que se vuelva a dormir después de las tomas y los cambios nocturnos. Solo asegúrate de usar una tenue y no azul.

No te levantes al menor ruido

Es comprensible que un ruido de tu hijo te alertará, pero si solo es algo pequeño, quédate tranquila. Esto le permitirá a tu bebé aprender a calmarse y volver a dormir por sí mismo.

Los padres también necesitan siestas

Cuando tu pequeño/a duerma la siesta durante el día, intenta tomar una tú también. Una siesta corta de 20 a 30 minutos puede mejorar el estado de ánimo, de alerta y el rendimiento. Incluso se ha descubierto que la siesta es más eficaz que tomar café. 

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para que tengas la oportunidad de dormir mejor, aún con tu hijo recién nacido en la casa. Recuerda que dormir bien tiene múltiples beneficios para la salud.
Nos gustaría saber qué otros tips puedes agregar para ayudar a otros papás y mamás a dormir mejor. Te leemos en los comentarios.

Escribe tus comentarios:

Encuentra una Niñera de Confianza

Artículos que te podrían interesar