Cuando las vacunas contra el Covid-19 se autorizaron por primera vez, los científicos sabían poco sobre qué tan bien podrían funcionar en mujeres embarazadas. De hecho, por precaución, fueron excluidas de los ensayos clínicos.