Además de ser muy peligroso, sacudir a un bebé entra en la categoría de abuso infantil y se puede convertir incluso en un delito con penas de cárcel.