Logo Cuidame Babysitter 2020

4 maneras de superar el Síndrome de La “Supermujer” y así no agotarse

Publicado el: 8 abril, 2022

Somos simples humanas, nos cansamos y no necesitamos hacer todo a la perfección, menos a costa de nuestra salud psicológica y física. No somos todopoderosas.

Las mujeres de hoy ejercemos diferentes roles: madres, empleadas, dueñas de casa, gerentes, tías, abuelas, hijas, por mencionar solo algunas. Ante esta realidad nos esforzamos demasiado y tratamos de hacer todo bien, descuidando nuestro bienestar emocional, fisiológico y mental.
Si te identificas con esta realidad, es muy probable que estés sufriendo el síndrome de la súper mujer. Este término fue usado por primera vez por Marjorie Hansen Shaevitz, autora del libro “The Superwoman Syndrome” publicado en 1984.
Las mujeres con este problema tienen la necesidad constante de estar ocupadas y se sienten culpables cuando se toman tiempos de relajo. Les cuesta decir que no cuando otros les piden ayuda, incluso si tienen su agenda repleta de tareas por cumplir. 
No solo asumen más responsabilidades de las que pueden manejar, sino que se esfuerzan por ser obtener un desempeño perfecto en todos sus deberes, algo que es imposible.  Por si fuera poco, les cuesta mucho aceptar ayuda y dan a los demás sin recibir nada a cambio. Los psicólogos señalan que las mujeres que tienen el síndrome de la supermujer se esfuerzan demasiado porque:

  • Necesitan llamar la atención
  • Quieren complacer a los demás y desconocen los “no” por respuesta
  • Desean sentirse realizadas
  • Evitan ser percibidas como personas débiles
  • Tienen baja autoestima y quieren sentirse bien consigo mismas.

Formas de superar el síndrome de la Supermujer

Sufrir este síndrome puede llevar a un agotamiento emocional, físico y mental causado por estrés excesivo y prolongado.  Esto se debe a que, por mucho que queramos hacer todo, olvidamos que somos humanas y que tenemos límites.

A continuación se presentan cuatro formas en que puedes superar el síndrome de la supermujer y evitar el agotamiento:

1. Di “no” a la sobrecarga de responsabilidad

Muchas mujeres son complacientes con las personas porque temen el rechazo y sienten que los demás las percibirán como malas personas. Sin embargo, no podemos estar disponibles para todos. Negarte no te convierte en una mala mujer. Aprende a decir no de forma amable y asertiva.

2. Comparte los roles o delega

Ya es hora de compartir los roles. No es que tu pareja “te ayude” si no que es simple: mitad y mitad de trabajo doméstico, tengas o no tengas hijos. Eso es lo justo. Simplifica las tareas de la casa.
“Desigualdad de género: un año de pandemia, diez años de retroceso para las mujeres” titulaba un diario el año pasado, justo el 8 de marzo, Día del Mujer. Aquí se indicaba que “según la encuesta de ONU Mujeres y el Centro de Estudios Longitudinales de la Universidad Católica, las mujeres han visto aumentada la cantidad de tiempo que deben dedicar al cuidado de otras personas en 9 horas. Ese número sube, en comparación con el tiempo que los hombres dedican a ello, a 14 horas extras de trabajo doméstico no remunerado”

3. Tómate el tiempo para cuidarte a ti misma

El cuidado personal es una de las cosas más importante en la que puedes invertir tu tiempo. No estamos hablando solo de arreglarte las uñas o el pelo. Nos referimos a tomarnos el tiempo suficiente para recargar energías.
Necesitas tener actividades y personas que te hagan sentir bien: meditación, tomar siestas, un pasatiempo relajante, dar un paseo, escuchar un podcast, etc. 

4. Deja ir el afán de ser perfecta

Tratar de ser maravillosa en todo solo te traerá una baja autoestima e insatisfacción con la vida. Solo manéjate con la idea de dar lo mejor de ti y buscar la colaboración de personas que puedan ayudarte con lo que tú no puedes hacer.

Como te puedes dar cuenta, hay mujeres que aún creen que tienen superpoderes y que es su deber hacerlo todo bien, incluso viendo afectada su salud integral. Ya es momento de dejar atrás esta idea y empezar a cuidar a la persona más importante en tu vida: TÚ…Leemos tus impresiones en los comentarios.

Escribe tus comentarios:

Encuentra una Niñera de Confianza

Artículos que te podrían interesar