Logo Cuidame Babysitter 2020

Las mamás «mártires» no le hacen ningún bien a ellas mismas ni a nadie

Publicado el: 2 mayo, 2022

La maternidad no es sinónimo de sacrificio y abnegación total. Debemos preocuparnos de nuestro bienestar para así poder dar lo mejor de nosotros a los demás.

Algunas mamás aún son moldeadas para ser mártires sin darse cuenta que su sacrificio las lastima a ellas y a sus hijos. Cuando las madres aprenden primero a recibir, pueden dar más de sí mismas a los demás. Las madres que trabajan corren el riesgo de sufrir estrés y ansiedad cuando mantienen un ciclo de constante autosacrificio en la casa y en el trabajo.

Solo detente a pensar en cómo es tu día: Responder llamadas telefónicas, hacer el trabajo que tu jefe te dice, 30 minutos para almorzar, volver corriendo a la oficina, hacer una presentación, asistir a reuniones etc.  Sea cual sea la lista de tus deberes, está claro que solo das y das… Luego llegas a la puerta de tu casa o a la escuela de tus hijos y sigues dando en modo mamá.

Hay una manera de cambiar este mismos el guion que se repite una y otra vez: 

  • En lugar de estacionar tu auto y caminar de inmediato para buscar a tus hijos o para entrar a tu casa, intenta hacer algo distinto como sentarte en tu auto y escuchar tu canción favorita, enviar un whatsapp a un amigo o avanzar en la lectura de tu libro. Lo único que importa es que hagas algo que te gusta.
  • Piensa en ese entrenamiento de tus hijos al que debe asistir o ese compromiso en la escuela, ¿estás diciendo que sí porque te gusta y te llena, o estás diciendo que sí por obligación? Por supuesto, estamos claros de que hay cosas en la vida que tenemos que hacer porque no nos queda otra, pero nuestro consejo es: por favor, evita llenar tus días solo con actividades obligatorias.
  • Vuélvete algo egoísta: Sí, tal cual, para dejar de ser una mártir día tras día, es necesario que empieces a tomarte en cuenta más a ti a tus necesidades y que te enfoques en cómo puedes organizarte para priorizar lo más urgente y que además, puedas tener tiempo para dedicarte a ti misma. Descubre de dónde se origina ese malestar que sientes y después, enfréntate a ello para buscar una solución.
  • Olvida los sentimientos de culpa: ¿Quieres ir al cumpleaños a de tu mejor amiga? Pues, anda y deja a tu hijo/a al cuidado de su papá o una niñera de confianza. Recuerda que cuando un padre cuida a su pequeño no es ningún héroe, solo está cumpliendo con su deber (¡dejemos de lado los estereotipos de género, por favor!)

Entonces, ¿Qué quieres hacer con tu existencia? ¿Llenarla con cosas que tienes que hacer y que giran en torno a la vida de otras personas? ¿O preferirías llenar tus días en base a lo que es más importante para ti? ¿Qué tiene más sentido para tu propia familia?

No te dejes contaminar por los valores sociales que existen desde hace miles de años. Aunque en el pasado a los mártires se les consideraba virtuosos, valientes y fuertes,  tú eres solo una mujer, una mamá, no una mártir. El sufrimiento no tiene que ser tu forma de vivir la maternidad. Expresa tus emociones y date al menos una hora al día para pensar en ti y hacer algo por puro egoísmo.

Cuando las mamás aprenden a recibir antes de dar, pueden volverse mejores madres y tener una vida más equilibrada y más justa con sus propias necesidades. Una vida mejor para su salud y también para todos los que lo rodean. Así es que si este Día de la Mamá recibes chocolates, cómetelos solas…

¿Eres una mamá mártir o conoce a alguna? Cuéntanos en los comentarios.

Escribe tus comentarios:

Encuentra una Niñera de Confianza

Artículos que te podrían interesar